La manera en la que se van perdiendo los sitios de toda la vida

Seguro que dando una vuelta por tu barrio te vas dando cuenta que la pescadería en la que tu madre compraba el pescado de la semana ya está cerrada, la recuerdas porque como odiabas el pescado tus ganas de que cerraran y no abrieran más se convertía en tu petición antes de acostarte, y fíjate algunos años después parece haberse hecho realidad tu sueño. Pero es que eso no es todo, el zapatero de la esquina parece que tiene los días contados, la gente ya no arregla zapatos, prefiere comprar unos en una tienda de chinos que al final son muy baratos y de muy mala calidad, antes de llevar sus viejos zapatos de piel para que los arregle el hombre con unas manos majestuosas. La carnicería parece que lleva más de lo que te imaginas cerrada, y así a escasos metros y habiendo caminado tan solo algunos pasos te das cuenta que el pequeño comercio está acabado, que negocios de toda la vida ahora se ven con la reja echada y sin previsiones de que puedan volver abrirla.

La verdad es que las cosas han cambiado mucho sobre todo en la forma en la que compramos, ya no nos interesa ir a comprar lo fresco que nos ofrece una tienda de confianza, una que trabaja por tener a sus clientes contentos, ahora ya nos da igual lo que comemos, son tan solo unos pocos los quieren seguir comprando como toda la vida, pero claro, eso solo no sirve. Los hipermercados son los que sin duda se llevan el gato al agua ellos y las ventas por internet son las que nos hacen poner los pies en la tierra las que nos hacen ver que esto es el siglo XXI que las cosas han cambiado y que no se presagia el que puedan volver a ser las mismas. Así que creo que debemos ya ir olvidándonos de esas papelerías de barrio en las que nuestra madre nos compraba todo lo que necesitábamos para el cole, e ir acostumbrándonos más a este sitio donde las compras se hacen en un periquete, donde los precios son bastante buenos y donde la calidad es justo la que buscamos, sin duda estamos en otra era muy diferente y más nos vale acostumbrarnos cuanto antes, ya que será lo mejor para todos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *