Encontrar el verdadero placer de la vida en las cosas sencillas es fundamental para conseguir el verdadero equilibrio. Las terapias con masajes se han vuelto muy populares como un método para disminuir el estrés y alcanzar la paz, sin embargo, en el ajetreado mundo moderno nadie tiene tiempo para un día en el spa, por lo es muy útil que conozcas cómo dar un relajante masaje, con un poco de practica podrás sorprender a tu pareja.

A continuación, te enseñaremos las nociones básicas que debes tener en cuenta, para que este momento sea totalmente placentero.

Prepara el ambiente

Es importante que el mismo ambiente transmita una atmosfera de relajación, la música suave y una iluminación adecuada son ideales para lograrlo. Aléjate durante este precioso momento de las distracciones externas, apaga el móvil por un rato para poder desconectarte.

Controlar la temperatura también es ideal, si vas a dar un masaje la otra persona probablemente podría estar más expuesta a sentir frio.

Consigue los materiales adecuados

Algunos de los materiales más indispensables son las toallas, servilletas, aceites relajantes o cremas para que el masaje sea ideal.  Yo compro los líquidos para masaje en esta tienda online de fisioterapia. La diferencia entre usar aceite o cremas vendrán de tus preferencias, teniendo en cuenta que con el aceite puedes usar menor cantidad para abarcar una mayor superficie que con la crema.

¿Qué postura adoptar?

Para un masaje casero es mejor estar sentado y que te concentres en la parte que sufre más por el estrés diario, que es la zona de los hombros y la espalda. Es ideal una silla con espaldar bajo y acolchado para que puedas realizar el trabajo de forma más cómoda.

¿Cuál es la mejor técnica para un masaje en casa?

Utilizar solo los dedos para realizar el masaje puede agotarte rápidamente, por lo que lo más recomendable es que uses la mano ayudándote con movimientos de cuerpo. Las maniobras más básicas que debes aprender son; el amasamiento, el roce profundo y superficial, practícalos sin temor hasta que logres dominarlos.

Es importante que consultes con tu pareja a medida que realizas el masaje para así ir ajustando la intensidad. Evita en todo momento las articulaciones y relieves de hueso, como el omoplato. Ten en cuenta que las técnicas más efectivas son las profundas y lentas.

La duración ideal del masaje puede ser entre 5 y 10 minutos, hazlo con precaución y sin miedo, recuerda no es necesario ser un gran experto en masajes para hacerlo de forma agradable. Al finalizar el masaje, es importante que tu pareja se quede por unos minutos inmóvil.

Contraindicaciones ¿Qué debes evitar?

Es necesario que tu pareja esté libre de cualquier fiebre o infección antes de recibir un masaje, de igual forma que no presente alguna irritación o inflamación. En caso de tener algún problema en la espalda, mejor consultar primero a un médico.

Ten cuenta que para tratar una lesión es necesario confiar en un profesional calificado, antes de realizar cualquier masaje casero que pueda agravar la situación.

Esperamos que la información suministrada te haya sido de gran utilidad ¡Cuéntanos que te ha parecido!